Eva

He sido siempre una persona auto motivadora, vamos, que me motivo a mi misma, siempre que he querido hacer algo lo he hecho, y sigo haciéndolo, sin esperar a que mi amiga (prima o hermana, por ejemplo) me acompañe. Tengo la fuerza interna y si no, la busco, me retroalimento. Por supuesto, también me nutro de personas que me inspiran y me acompañan en mi vida.

Me considero una mujer creativa y curiosa, me gusta aprender de las personas, explorar culturas, conocer lugares, indagar en cómo nos relacionamos y cómo nos movemos en los encuentros interpersonales. Me apasiona hablar del Amor, porque es lo que mueve el mundo y porque tengo gran capacidad de amar. El Amor es mi fuente de inspiración, es la conexión con el Corazón, es escuchar el Ritmo, el Latir, el Pulso de la Vida.

El amor hacia la danza estuvo siempre desde pequeña. Deseaba ser bailarina profesional aunque la vida me llevó por la parte más intelectual y me dediqué a la educación social. La danza y mis sueños quedaron en un segundo plano. Hasta que un día volví a despertar y con muchas dudas y miedos internos decidí lanzarme a la aventura. Y es aquí donde me encuentro 7 años después, acompañando a otras personas en el DESPERTAR de la conciencia a través del movimiento y el cuerpo. Uniendo mis dos pasiones, la danza y la terapia.

En la actualidad experimento e investigo en las infinitas posibilidades de movimiento que tiene el cuerpo. Bailo casi cada día,  espero seguir haciéndolo hasta que desaparezca de esta esfera terrenal.  Y acompaño a otras personas en su propio descubrimiento del cuerpo, del movimiento y sus propias cualidades. La danza me conecta con mi esencia, me libera la mente, me trasmuta, me lleva a lugares nuevos dentro de mí(siempre hay algo que descubrir), tanto en el pensamiento y como en la emoción. Consigo liberar mis bloqueos energéticos,  emociones estancadas, me veo en mi Ser, en lo más auténtico. Me permito Brillar.

La danza y el movimiento libre y orgánico, me aporta salud, me activa las células, lleva oxígeno a mi sangre, me despierta las endorfinas (hormonas de la felicidad), me pongo fuerte, física, mental y psicológicamente

Danzando, llego al ÉXTASIS.

Y en todo este caminar, está la naturaleza, que es fuente de inspiración continua, de sanación y conexión con la Tierra. Me hago una con el árbol, me limpio con el mar, me calmo con el viento, me elevo con los cantos.

Esta y muchas otras cosas más, soy Yo.

 

Me siento bendecida de este camino que he elegido; Acompañar a otras personas a que reconecten con su propio Pulso y a la escucha interna del propósito de su Alma. A que vivan en mayor Libertad y conexión con su Esencia.

GRACIAS VIDA

CONTACTO
  • Instagram
  • Facebook
  • YouTube